EL ROJO DE OTRA VIDA

¿Cómo arranco el rojo de los sentimientos?
Todo confabula.
Las estrellas se empeñan en doler,
titilan de deseos,
y se desangran los besos en la boca.
Puedo acortar la distancia,
desvanecer el frío
si me enredo en tu sombra y grito.
Y gritando te acorralo a paso lento.
La piel palpa la salida,
las ansias palpitan agarradas al borde de nuevas caricias.
Cruje la pasión,
pero no logro escapar de los ardores viejos.
Algo le falta a este amor.
Insiste el rojo en flotar por el río tibio de la vida.

Carmen Amaralis Vega

HOMBRE CABRÍO

Eres hombre,
tan hombre que te invento.
Hombre magnolia
que abraza con aroma blanco.
Hombre que me traga la noche
con su mirada negra,
y me pinta la vida claroscuros.
Hombre tan hombre, pantera,
terciopelo mullido sobre el vientre
imaginando camas.
Hombre que apantana la vida
e inunda en sus aguas.
Hombre de sonrisa que pervierte,
que hace desear cosas extrañas,
de esas que sólo los hombres bien hombres
pueden dar.
Hombre que piensa
y hace pensar,
que siente y hace sentir desesperarse,
volverse loca.
Hombre que viaja conmigo
en la maleta llena de brujerías.
Hombre cabrío,
Usted.

Carmen Amaralis Vega
 

HORIZONTE

Desgarra el sol su corona y me salpica de rojo.
Escupe el brillo desde la nube más fina,
se pintan las alas del mar
con el verde cuajado en tus ojos.
Salen los peces a pasear por los aires,
se cubren de escamas las cabezas.
La verdad del águila viva aguijonea
como aguijonea el beso perdido en la espalda.
Entre mi mar y tu cielo se alimentan los delirios.
No puede morir la tarde mientras respire el horizonte
y suban mis pasiones hasta el vuelo de tu cuerpo.

Carmen Amaralis Vega

© 2020 C.A.V.O.