NO SE ENTERA DE MI AMOR

De tanto amarte duele el laberinto de mi cuerpo.
Duele lacrada la piel con el tacto de tus velos
rasgándome en mis silencios.
Los labios enrojecidos arden
con la succión imaginada de tus besos
y no logro abrirlos a la miel de mis adentros.

Una selva oculta crece
forrando con espesores espirales de mis pechos.
Duelen las horas inertes,
cuentagotas de misterios,
 sobre el cuerpo que carece,
que se extingue en sus anhelos.

Tu ruta florece incierta
Y el rumor de ruiseñores
canta al viento de la tarde
que domina mis silencios.

Duele este amor que no cabe
en los espacios sagrados
de nuestro cofre de ébano.

Y recorro pasadizos de naranjos
florecida con el humor de mis pechos.
Ahhh, cuánto duele este amor
sin que se entere mi cielo.

Carmen Amaralis Vega

HE BESADO EL CIELO

Hoy comencé mi día en el cielo de la esperanza,
Allí donde hay caritas de inocencia,
Ojitos de luz divina,
Manitas sin tocar el dolor.

Hoy revolotee en la delicia de la vida,
Cantaron mis manos delicados sonetos,
Burbujeaba mi boca el dulce del amor,
Entre niños,
Rodeada de mis querubines,

los que invoco cuando quiero hacer cosas buenas,
de esas cosas que brotan de un corazón dolido,
de un alma muchas veces cansada.

Y estos rostros pequeños me devuelven la paz.
Mil pinceles celestiales dibujan las rutas,
Y yo rio en medio de una algarabía de felicidad.

No pido más,
Hoy he besado el cielo.

Carmen Amaralis Vega
 

ME BASTA TU CIELO

Siento alas revoloteando dentro de mí,
Los ángeles se han colado por mis grietas.
Grietas del alma cansada.

Pero aún tengo zonas ocultas de esperanzas,
zonas de vértigos íntimos,
donde reposan los deseos olvidados
tras un rastro de lunas nuevas.

Escucho un cántico de armonías limpias,
prístinas.
De esas melodía que embelesan
y te hacen olvidar desdichas y quebrantos.
De repente percibo tu rostro real,
puedo olfatear tu aroma masculino.

Se despierta la esperanza
al palpar la silueta de tu cuerpo.
Recobro la energía,
clausuro mis grietas
y permito a estas alas íntimas
llevarme a ti.
No pido más,
con el cielo de tu alma me basta.

Carmen Amaralis Vega
 

© 2020 C.A.V.O.